domingo, 16 de septiembre de 2012

PERFIL DEL MAESTRO BIBLIOTECARIO

El maestro bibliotecario es un docente responsable del proyecto educativo de
la biblioteca escolar, que propicia que se lea y se escriba; indaga en los libros de la
biblioteca, investiga, recomienda a maestros y alumnos, vincula un libro con un
lector, un autor con un oyente, propone vínculos entre la lectura y la vida cotidiana
de la escuela y la comunidad, y se adelanta a las necesidades de los posibles lectores
y escritores.







En las escuelas de educación básica es necesario que el director designe al maestro
bibliotecario en consenso con el colectivo docente. Dicho nombramiento puede
presentar variantes, ya que puede ser un profesor con plaza de bibliotecario o uno
frente a grupo comisionado. Lo deseable es que se desempeñe durante dos ciclos
escolares para que consolide el proyecto educativo de la biblioteca.
El maestro bibliotecario debe ser un docente que dialogue y acompañe a sus
colegas, que coadyuve a la transformación de las prácticas pedagógicas con el uso
de información en diversos soportes. Esto es necesario considerando que en las
últimas dos décadas las escuelas han sido incorporadas a procesos de “dotación” de
recursos bibliográficos y tecnológicos, pero no se han transformado los procesos
de gestión y organización escolar con el mismo ritmo, menos aún se han innovado
las prácticas pedagógicas que incorporan dichos recursos.
Las escuelas requieren de un maestro bibliotecario que se forme para cumplir
una función educativa, que conozca los contenidos curriculares, que reconozca las
necesidades de los alumnos, capaz de acompañar la transformación de los docentes,
que rescate y sugiera el mejor aprovechamiento de los materiales educativos
con que cuentan las escuelas, que establezca coordenadas de ubicación de información
de interés curricular, que propicie el diálogo pedagógico entre el colectivo
docente de manera permanente, que identifique las necesidades y sugiera recursos
educativos para cambiar la correlación entre necesidades escolares y producción de
materiales.
El perfil del maestro bibliotecario
El maestro bibliotecario es un docente con un nuevo perfil, capaz de situar la información
que requiere el maestro de grupo, oferente de los mejores recursos o soportes
donde se ubica dicha información; es un docente que crea condiciones para reforzar,
ampliar y profundizar conocimientos, y apoya los procesos de aprendizaje.
Si una biblioteca escolar tiene la suerte de tener una excelente ubicación, infraestructura
y mobiliario decoroso, apoyo tecnológico, una generosa colección, está
ganado el terreno de trabajo para ofrecer la mejor programación y servicios. Pero
no hay nada garantizado, a menos que esta biblioteca también tenga personal capacitado,
con voluntad de servicio y una actitud hacia el trabajo de compromiso.
Dicho de otra manera: si hay un maestro bibliotecario y un Comité de la Biblioteca,
hay biblioteca. Si el maestro bibliotecario no tiene ganas de trabajar o no sabe
23
Capítulo 2
hacerlo, sin importar qué tan bien instalada esté la biblioteca, no funcionará como
es debido y se convertirá en el “calabozo de los libros”. En otras palabras, a cargo
de una biblioteca escolar no puede asignarse un docente con poco interés o compromiso.
El maestro que ocupe esta posición debe tener un perfil a favor del proyecto
educativo de la escuela.
¿Cómo debe ser un maestro bibliotecario
que trabaje en función del proyecto escolar?
El denominador común de todas las bibliotecas escolares exitosas es la presencia de
personas que tengan la voluntad de sacarla adelante, que se comprometan con estas
tareas a lo largo del tiempo y que adelanten una serie de acciones organizadas y
sostenidas que generan el acercamiento de los estudiantes y el interés de los profesores
para aprovechar los recursos de que se disponga.
Se necesita de alguien que, entre otras cosas, desempaque las cajas de libros; que
los desentierre de los estantes “privados”; que quite los vidrios, puertas y llaves a las
vitrinas; que se arriesgue a prestar, exhibir, promover y compartir; que se comprometa
con un horario; que no destierre a los demás de su recinto y que persista en el
empeño de sacar la biblioteca escolar adelante a pesar de todo.
Un maestro bibliotecario debe tener una gran capacidad de trabajo, aprovechar
el tiempo activa y constantemente, trabajar diligentemente, tener iniciativa. Esto
significa que esté dispuesto a hacer lo que sea necesario hacer, con entusiasmo. Una
biblioteca es un sitio de atención constante. En una biblioteca escolar se requiere
una persona que sepa interactuar con los usuarios, que sepa despertar interés por
los libros y materiales, que sepa formar lectores; pero también debe tratarse de una
persona que haga respetar el reglamento de la biblioteca, siempre con un trato
cordial y respetuoso.
Además de las habilidades básicas ligadas al procesamiento técnico y físico de
los materiales, es muy importante que el maestro bibliotecario sea ordenado para
realizar sus tareas. El orden y organización son indispensables en una biblioteca.
Es muy útil que la persona responsable de ella tenga algunas destrezas manuales
para preparar los libros y materiales de clase, así como la difusión de la biblioteca.
Es esencial que el maestro bibliotecario sea un buen lector, interesado por los libros
y ávido de nuevos conocimientos, que su lectura en voz alta sea buena y que pueda
contar cuentos u ofrecer charlas amenas.
Debe dar apoyo a los usuarios en la investigación de datos, en consultas generales;
es decir, quien trabaje en una biblioteca debe tener habilidades de búsqueda
básicas, en materiales de referencia e información, en recursos multimedia, ubicando
libros en los estantes o encontrando cosas en las enciclopedias, el Internet y
diccionarios. Pero, sobre todo, el maestro bibliotecario debe tener habilidades pedagógicas,
recordando que su principal propósito es enseñar a otros a manejarse en
la biblioteca. Por tal motivo, debe conocer cada vez más sus materiales, los saberes
que corren en la comunidad educativa y local y vincularlos con su conocimiento del
proyecto escolar, los planes y programas de estudio, e incluso el plan de clase de
los docentes; todo esto para apoyar los procesos de enseñanza de los docentes y los
procesos de aprendizaje de los alumnos.



FUENTE: Manual para el maestro bibliotecario y
el Comité de la Biblioteca Escolar 


Subsecretaría de Educación Básica
Dirección General de Materiales Educativos
Dirección de Bibliotecas y Promoción de la Lectura
Programa Nacional de Lectura


  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada